Ingreso para pacientes

Diabetes Tipo 2

¿Cómo se puede manifestar la diabetes?

Como las manifestaciones clínicas son poco alarmantes, generalmente su diagnóstico se realiza a través de un análisis de rutina. Pero podemos sospecharla en personas con sobrepeso, sedentarias y con malos hábitos alimentarios.

La diabetes tipo 1: En este tipo de diabetes conocida como diabetes infanto-juvenil, el cuerpo no produce la suficiente cantidad de insulina que necesita. El cuerpo rompe los alimentos que consume en azúcar (glucosa), ésta glucosa se utiliza para obtener energía, y la insulina es una hormona necesaria para llevar la glucosa del torrente sanguíneo a todas las células del cuerpo. En la diabetes tipo 1 cuando la glucosa ingresa al torrente sanguíneo, no hay insulina que permita que ingrese a las células del cuerpo dando como resultado una acumulación de glucosa en sangre (hiperglucemia).
El exceso de glucosa en sangre lleva a una mayor eliminación de glucosa por la orina, por lo tanto la persona tiene como principal manifestación la orina excesiva, sed intensa y a veces pérdida de peso. Al mismo tiempo, al faltar la glucosa, el organismo utiliza su combustible de reserva, las grasas, transformándolas en una sustancia tóxica para el organismo, que puede generar fatiga, trastornos digestivos (náuseas, vómitos) y dolores abdominales.

La diabetes tipo 2, es el tipo más común de diabetes (90-95% del total de las personas con diabetes). En este caso el exceso de glucosa en sangre es el resultado en la mayor parte de los casos de la incapacidad del cuerpo de responder totalmente a la insulina, lo que se conoce como “resistencia a la insulina”. Es decir que el cuerpo rompe los alimentos que consume y los convierte en azúcar (glucosa), el páncreas responde a esto liberando insulina, pero debido a que esta insulina no puede funcionar correctamente, los niveles de glucosa en sangre siguen aumentando, por lo que se libera aún más insulina. Para algunas personas con diabetes tipo 2, esto eventualmente puede cansar al páncreas, lo que significa que su cuerpo produce cada vez menos insulina. Como las manifestaciones clínicas son generalmente poco alarmantes, su diagnóstico suele realizarse a través de un análisis de sangre de rutina. Por eso es importante detectar a las personas con alto riesgo de padecerla para prevenir su aparición.

Es importante hacer un diagnóstico y tratamiento temprano ya que los niveles altos de azúcar en la sangre pueden dañar gravemente el corazón, los riñones, los ojos y los pies. Esto se conocen como las complicaciones de la diabetes.


Fuente: https://www.masqueglucosa.com.ar/como-se-manifiesta.html